Buscar

NETWORKING

Twitter Facebook LinkedIn Google Plus Tuenti Flickr
Youtube Delicious Slideshare DEX para Android DEX para Apple Favorits



Si vols publicitar-te en aquesta pàgina, fes clic aquí

Multimedia

Perquè us sigui més fàcil de compartir, comparar, escollir ... us deixem aquí tots els vídeos en un sol post, de cadascuna de les taules en què es van desenvolupar les Quartes Jornades de Dones liderant les TIC el 15 de novembre passat

Recull de Videos WomanLiderTIC 2018

Canal Dones en Xarxa

Banners

Jornades Internacionls de dones liderant les TIC
Clínica de reproducció assistida BcnIVF
Catàleg d'activitats de Dones en Xarxa
Ni + ni - = s
Dones emprenedores i professionals
Tarifes de Publicitat








Webs Locals

Agenda [+]

Avui és: 21-08-2019
>
<
Agost'19
llmamejovessum
293031
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
1
Esports : Breus

Juegos Olímpicos: El ’Women Power’, protagonista de los JJ.OO. de Londres

dilluns 13 d'agost de 2012

M de medalla. M de mujer. Estos Juegos de Londres serán recordados por ser una de las citas olímpicas más femeninas de la historia. No obstante, la cita en la capital británica es la primera en la que todos los Comités Olímpicos nacionales tuvieron al menos a una mujer entre sus atletas. Además han podido participar en todas las disciplinas deportivas obteniendo marcas y récords que pasarán a los anales de la historia. EE.UU. ha contado con más representación femenina (268) que masculina (261); Sarah Attar, Maziah Mahusin y Noor Hussain Al-Malki han sido las primeras mujeres de Arabia Saudí, Brunei y Catar, respectivamente, en participar en unos Juegos; y un país, España, ha evitado uno de los mayores ridículos gracias a las mujeres.

De las 17 medallas conseguidas por España, 11 son fruto del trabajo, esfuerzo y garra de las féminas. Tuvo que ser la nadadora Mireia Belmonte la encargada de desatascar los primeros días de competición en los que las medallas se resistían y la ’rojita’ daba una lamentable imagen. Mireia abrió la veda y la siguieron la piragüista de aguas bravas Maialen Chourraut (bronce); la windsurfista Marina Alabau (oro); las nadadoras de sincronizada Ona Carbonell y Andrea Fuentes (plata); la teakwondista Brigitte Yagüe (plata); la luchadora Maider Unda (bronce); el equipo de waterpolo Marta Bach, Andrea Blas, Ana Copado, Anni Espar, Laura Ester, Mari Carmen García, Laura López, Ona Meseguer, Lorena Miranda, Matilde Ortiz, Jennifer Pareja, Roser Tarragó y Pilar Pena (plata); el equipo de natación sincronizada con las ya mencionadas Andrea Fuentes, Ona Carbonell junto a Alba María Cabello, Clara Basiana, Irene Montrucchio, Laia Pons, Margalida Crespi, Paula Klamburg y Thais Henríquez (bronce); el equipo de vela Tamara Echegoyen, Ángela Pumariega y Sofía Toro (oro); y la selección de balonmano Andrea Barnó, Carmen Martín, Nely Carla Alberto, Beatriz Fernández, Verónica Cuadrado, Marta Mangué, Macarena Aguilar, Silvia Navarro, Jessica Alonso, Elisabeth Pinedo, Begona Fernández, Vanessa Amorós, Patricia Elorza, Mihaela Ciobanu, Elisabeth Chávez (bronce).

Estos son los nombres de las heroínas de una sociedad que hoy las ensalza y mañana las olvida. Porque esta M de medalla y mujer, también es una M de machismo. Muchos de los que ahora las alaban, tras la resaca olímpica, adoptan actitudes similares a las del creador de las Olimpiadas Modernas, Pierre de Coubertín, que aseguraba que la mujer debía ser la espectadora, para mirar y aplaudir, en lugar de intervenir en el deporte. Porque es penoso que equipos femeninos con gran potencial tengan que desaparecer por falta de apoyo público, aún consiguiendo los máximos resultados cada año. Es triste que los patrocinadores no apuesten por ellas cuando demuestran que, además de imagen, obtienen los mismos o mejores resultados que los hombres.

La marginación del deporte femenino es culpa de todos: sociedad, patrocinadores, entes públicos y medios de comunicación. A menudo, estos últimos sólo prestan atención al deporte femenino en muy determinadas ocasiones y suelen hacerlo de una forma estereotipada y sexista. Y si no, busquen cuantos rankings de las más sexys se han hecho durante estos Juegos. Luego, claro está, la culpa de que sólo se hable de ellas por sus cuerpos es de las propias deportistas que aparecen ligeras de ropa o protagonizando algún anuncio. Pero no lo hacen por narcisismo o para engrosar sus cuentas corrientes. Ese dinero obtenido lo invierten en material deportivo o para costearse el desplazamiento a las competiciones. Porque en el deporte de élite, si tienes dinero, compites; si tienes dinero y talento, puede que ganes.

Busquen cuantas portadas de periódicos deportivos protagonizan las mujeres deportistas, no ahora durante los Juegos, sino a lo largo del año (y no valen las contraportadas de dudoso gusto). No será por falta de méritos. Simplemente, dicen que no vende y con esta argumentación se acaba la voluntad de cambio y evolución. Pero ¿de verdad no vende o simplemente se tiene miedo a desestabilizar el ’establishment’ masculino que impera?

Mención especial merecen también esos hombres que entrenan y trabajan con mujeres deportistas. Quizás sea más fácil entrenar equipos masculinos, pero ellos aceptan el reto de competir en un mundo en el que todo cuesta el doble y el reconocimiento es siempre la mitad. Parte de este triunfo del deporte femenino es también mérito de esos hombres valientes que apuestan por sus chicas, como los entrenadores Miki Oca y Jorge Dueñas o el taekwondista olímpico Juan Antonio Ramos, que sufrió y celebró, entre lágrimas y como el que más la plata conseguida por su mujer Brigitte Yagüe.

No se trata de desmerecer a los otros medallistas Javier Gómez Noya, David Cal, Joel González, Saúl Craviotto y Nicolás García. En absoluto. Los que se dedican a deportes minoritarios saben muy bien las penurias que hay que pasar para poder cumplir un sueño, que nada tiene que ver con el dinero. Que se lo digan a David Cal, quien después de ganar dos platas en Pekín se vio obligado a hacer un llamamiento público para que algún patrocinador apostara por él.

En unos Juegos, los que están obligados a sumar medallas son los futbolistas, tenistas y jugadores de baloncesto. Los de básquet siempre cumplen y lo han vuelto hacer en una vibrante final con Estados Unidos; en cuanto al tenis, sino es Rafa Nadal parece que nadie puede alcanzar un triste bronce; y, respecto al fútbol, quizás podríamos ahorrarnos regalar vacaciones pagadas con los tiempos que corren.

Veure en línia : VIA LA VANGUARDIA

Respondre a aquesta breu

En col.laboració amb: